Archivo para mayo, 2011

Mercadeo básico para locutores: Parte 2

Posted in Locución with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 3 mayo, 2011 by skinnyvoicestudio

 

Mercadeo básico para locutores:

 

‘Mantente en contacto’

 

Cómo vender tus servicios de forma creativa

 

Parte 2

 

 

 

 

 

El siguiente artículo fue escrito originalmente en inglés por Alan Sklar en una serie de dos artículos publicados en www.voiceoverxtra.com. Fue traducido al español por el locutor puertorriqueño Pablo Hernández Pagán. La siguiente versión en español del mencionado artículo corresponde al primer artículo de la serie, pero esta a su vez ha tenido que ser divida en dos partes debido a la longitud del texto original en inglés.

 

Un ejemplo de mis tiempos de vendedor

 

 Durante 20 años, antes de convertirme en locutor, trabajé como vendedor en la industria de la pintura y artículos de ferretería. Fue en esa época de mi vida cuando aprendí cuán efectivo es ser agradablemente persistente.

 

Permítanme contarles una anécdota un tanto divertida.

 

Un día mi compañero Ralph y yo tratamos de establecer una nueva cuenta con una tienda de artículos de ferretería ubicada en la ciudad de Manhattan. ¿Saben qué pasó? ¡Fuimos rechazados en 12 ocasiones! El dueño de la tienda nos decía: “Alan, puedo ver que eres un hombre agradable, me caes bien. Pero realmente no nos hace falta tener otro proveedor de mercancía.”

 

Ralph y yo nos quedamos parados en las afueras de la tienda. De pronto Ralph me dijo: “Alan, maldice a este y vámonos de aquí. No pierdas el tiempo con él.” Pero yo le contesté: “No Ralph. ¿Sabes? Si los crucigramas del New York Times fueran fáciles de completar, no sería divertido siquiera tratar de completarlos. Ya verás, lograremos establecer una nueva cuenta con este hombre.”

 

Y mi confianza de que esto sería así produjo frutos dos semanas después, luego de nuestro décimo tercer intento. El dueño nos gritó desde el otro lado de la tienda: “¡Caballeros! ¿Ustedes venden burletes de la marca Frost King?” Yo le respondí: “¡Claro que sí!”. Y el dueño de la tienda le ordenó a su agente comprador que nos diera un pedido para comprar los burletes que necesitaban. Y desde entonces, Ralph los llama cada semana para recibir sus pedidos.

 

 

Cuéntele una historia

 

Ahora, volvamos a nuestro tema de MANTENERSE EN CONTACTO.

 

El año pasado me surgió una idea excelente. Grabé muchas historias cortas en un disco compacto e imprimí etiquetas con mi fotografía de medio cuerpo y con letras grandes en la parte de arriba de las etiquetas, escribí:

 

 

¿Quiere que le cuente una historia?

Narrador: Alan Sklar

En la parte inferior de la etiqueta escribí el nombre del autor de la historia, el título de historia y el tiempo de duración de la grabación. Le envié a los productores esos “audio entretenimientos” junto con mi tarjeta de presentación, en la cual escribí: “Espero que esta historia haga de su viaje al trabajo, uno más agradable.”

 

La respuesta a esta táctica de mercadeo fue y sigue siendo muy positiva. A menudo, recibo correos electrónicos con bonitas palabras de agradecimiento de parte de los productores a quienes les envié los discos compactos.

 

 

Disfruta la cacería

 

 

 

Ahora bien, ¿qué más se puede hacer para mantenerse en contacto?

 

En el próximo artículo, les contaré algunas historias que les enseñará cómo conseguir nuevos clientes. Recuerden, el proceso de conseguir nuevos clientes es una CACERÍA. Les puedo asegurar que el proceso de “vender” nuestros servicios suele ser más divertido que la locución misma.

 

Pero para lograr eso, tienen que entender cuál es la definición de la palabra vendedor: La persona que convence a otros para que hagan lo que él/ella quiere que hagan. Por supuesto, esto no se trata de usar ardides como los utilizados en la cacería de animales.

 

 

Alan Sklar ha trabajado como locutor independiente por más de 20 años, usando su voz para comerciales de radio y televisión, así como también narrando desde audio libros y documentales hasta proyectos audiovisuales para el sector corporativo y médico. Alan es un locutor que ha obtenido diversos premios y ha sido el narrador de más de 150 audio libros, incluyendo A Civil Action y Black Hawk Down. Es también el portavoz de grandes empresas, tanto frente a las cámaras como detrás de ellas.

 

 

 

 

 

Anuncios

Mercadeo básico para locutores- Parte 1

Posted in Locución with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 2 mayo, 2011 by skinnyvoicestudio

El siguiente artículo fue escrito originalmente en inglés por Alan Sklar en una serie de dos artículos publicados en http://www.voiceoverxtra.com/. Fue traducido al español por el locutor puertorriqueño Pablo Hernández Pagán. La siguiente versión en español del mencionado artículo corresponde al primer artículo de la serie, pero esta a su vez ha tenido que ser divida en dos partes debido a la longitud del texto original en inglés.

 

Mercadeo básico para locutores:

‘Mantente en contacto’

Cómo vender tus servicios de forma creativa

Parte 1

 

 

Aproximadamente 15 años atrás, un amigable productor de la oficina en Nueva York de la compañía Carabiner me dio un consejo que vale miles de dólares. Él me dijo: “Mantente en contacto”.

 

¿Mantente en contacto? Ese es un buen consejo para los que trabajan como vendedores en una amplia variedad de industrias…¡y una excelente sugerencia para los que trabajan en la industria de la locución comercial!

 

¿Qué estás vendiendo?

 

Probablemente has escuchado decir muchas veces: “ No te ven, no te conocen”.

 

En “tiempos antiguos” los actores tenían por costumbre hacer llamadas telefónicas para hablar con los productores o les enviaban tarjetas postales con un breve resumen de los trabajos que habían hecho para ellos durante el pasado mes o dos.

 

Muchos de mis colegas todavía envían tarjetas postales a los productores. Realmente vale la pena comprar el sello postal para enviar una tarjeta postal a la cual el productor mirará brevemente y luego tirará a la basura. Después de todo, esto se hace con el propósito de “mantenerse en contacto”.

 

Pero recuerda que nosotros los locutores no vendemos nuestra apariencia, sino, nuestro sonido, nuestra voz.

 

Llamando a los clientes durante el domingo

 

Cuando empecé a trabajar como locutor, solía hacer llamadas telefónicas a mis clientes corporativos los domingos en la tarde. Tenía una lista preparada con sus nombres y números telefónicos y los llamaba uno a uno.

 

Pero, ¿por qué llamar a los clientes un domingo en la tarde? Porque sus oficinas estaban cerradas durante los domingos.

 

La idea que yo tenía detrás de esas llamadas dominicales era que, el lunes en la mañana, entraría a su oficina con su café en la mano, revisaría su correo y luego escucharía los mensajes que hayan entrado a su buzón de voz.

 

Mi mensaje fue amigable y decía de la siguiente manera: “Hola Charlie. Soy Alan Sklar. Te llamo para decir hola y para torcer suavemente tu brazo izquierdo para que pienses en mi la próxima vez que necesites un locutor con una voz amigable, convincente y profunda. Por favor, no me regreses la llamada. Sé que eres un hombre ocupado.”

 

De modo que dejé en su buzón de voz una muestra de una voz amigable, convincente y profunda; no solamente una tarjeta postal con información sobre mi carrera y servicios de locución.

 

Mientras grababa el mensaje, me recosté en la silla de mi escritorio y relajé mi cuerpo a fin de impregnar mi voz con el tono más suave y amigable que pudiera lograr.

 

Pero en mi mensaje hablado, había un mensaje subliminal muy importante: “Alan es un caballero, un profesional confiable con el cual se puede trabajar sin ningún tipo de problemas.”

 

Mi empresa siguió creciendo

 

¿Funcionó mi idea de dejar un mensaje en el buzón voz de los clientes? ¿Fue efectiva esa estrategia?

 

No lo sé. Pero lo que sí sé es que mis ganancias siguieron subiendo cada año.

 

Trabajando mano a mano con los clientes

 

Durantes muchos años, aproximadamente 70 por ciento de mis trabajos de locución han sido-y todavía son- narraciones para el sector corporativo, médico y financiero.

 

Todavía siento que ese tipo de narraciones son mi punto fuerte. Verdaderamente amo ese tipo de locución.

 

Cuando trabaja para “industriales” el locutor puede llegar a ser parte del equipo creativo, teniendo, incluso, la oportunidad de hacer sugerencias para la redacción de los guiones las cuales son aceptadas muy a menudo.

 

Sin embargo, no sucede así en el caso de los anuncios comerciales. En ese ámbito tienes que aprender a mantener tu boca cerrada y seguir al pie de la letra las instrucciones de los productores y de los directores. Yo he aprendido a no tomarme ningún riesgo durante la grabación de comerciales de TV al querer hacerme el más “humorístico” o al tener el atrevimiento de sugerir cambios al guión.

 

¡Cuánto amo…!

 

Durante una audición para un trabajo frente a las cámaras hace muchos años atrás, un amigo actor de más de 50 años de edad me dijo: “Yo nunca haría lo que tú haces. Yo nunca llamaría a ningún productor.”

Él me dijo eso como si yo tuviera alguna enfermedad rara. Por eso, llegué a decir dentro de mi mente: “¡Cuánto amo competir contra personas como él!”

 

En otra ocasión, mientras estaba a las afueras de las facilidades de Liz Lewis en la ciudad de Nueva York (Estados Unidos de Norteamérica), un locutor me dijo: “Odio las narraciones médicas. No soporto leer esas palabras tan raras y complicadas.”

 

Y volví a decir dentro de mi mente: “¡Cuánto amo competir contra personas como él!”

 

Comunicación a través de correo electrónico

 

Hoy en día, es muy fácil mantenerse en contacto con clientes o familiares.

 

A través de un correo electrónico se puede enviar una tarjeta “postal” electrónica de manera discreta, con la esperanza de que el productor le preste atención los mismos 3 o 4 segundos que le prestaría a una tarjeta postal impresa.

 

Una de las ventajas es que el locutor le puede adjuntar un archivo de audio (sonido) con el propósito de MOSTRAR su trabajo en vez de solo DESCRIBIRLO.

 

Sé por experiencia que de vez en cuando los productores se toman el tiempo de escuchar algunas de esas muestras de audio.

 

Eso no es trabajo de los agentes

 

Algunos locutores piensan que los agentes deben hacer el 100 por ciento del mercadeo de sus carreras de locución. Pero yo tengo una opinión distinta a la de ellos.

 

Cuando el trabajo de locución es pagado, el agente recibe tan solo el 10 por ciento del dinero generado mientras que el locutor se lleva el 90 por ciento. Eso me dice que es el LOCUTOR (no el agente) quien debe hacer el 90 por ciento del mercadeo de sus servicios de locución.

 

Lamentablemente, muchos locutores no están dispuestos a hacer la parte que les corresponde en lo que tiene que ver con el mercadeo de su empresa.

 

Es como si los agentes y productores fueran los nefilim en nuestra industria y el locutor fuera el “pobre e indefenso” hombre, que con profunda reverencia se quita el sombrero ante ellos, sintiéndose indigno siquiera de acercarse a semejantes gigantes de las industrias relacionadas a la locución.

 

¡Damas y caballeros, que grave equivocación!

 

No seas molestoso

En la industria de la locución es necesario mantenerse en contacto con los productores y otras personas que tienen el poder de contratar nuestros servicios. Pero hacerlo de manera efectiva y discreta es algo que realmente me perturba.

 

Mi mentalidad en cuanto a esto es: “Persevera de manera agradable. Tú no eres una peste con brazos y piernas. Sé agradablemente persistente.”

 

Acerca de Alan Sklar

 

Alan Sklar ha trabajado como locutor independiente por más de 20 años, usando su voz para comerciales de radio y televisión, así como también narrando desde audio libros y documentales hasta proyectos audiovisuales para el sector corporativo y médico. Alan es un locutor que ha obtenido diversos premios y ha sido el narrador de más de 150 audio libros, incluyendo A Civil Action y Black Hawk Down. Es también el portavoz de grandes empresas, tanto frente a las cámaras como detrás de ellas.

 

Correo electrónico: alan@alansklar.com

Página cibernética: www.alanskalr.com